¿Cuando contratar un médico a domicilio?

Un médico a domicilio es un profesional de la medicina que visita a un paciente en su casa. El especialista debe ser capaz de contextualizar las circunstancias en las que se trata al paciente, evaluando tanto el entorno humano como el físico-logístico. Esto requiere una visión derivada de la formación y la experiencia en atención domiciliaria, que difiere significativamente de la formación y la práctica hospitalaria. La medicina de familia, la geriatría y la medicina interna son algunas de las especialidades que facilitan esta visión global de la salud, con una formación complementada por la experiencia práctica en el domicilio.

¿Que tipo de pacientes atiende?

Cuando un paciente no puede acudir a la consulta del médico o al hospital debido a determinadas patologías o enfermedades, o cuando ese desplazamiento afectaría drásticamente a su calidad de vida, se requiere asistencia sanitaria a domicilio. Ésta puede ser temporal o permanente, según las circunstancias, como una enfermedad crónica.

Algunos de los supuestos en los que puede ser necesaria la asistencia sanitaria a domicilio:
  • Convalecencia tras el alta hospitalaria, como por ejemplo tras una operación o una descompensación.
  • Trastornos respiratorios, cardíacos, neurológicos y otros trastornos crónicos que provocan un cierto nivel de dependencia.
  • Los problemas de movilidad pueden deberse a diversos factores, como la artrosis o la edad.
  • Síntomas de enfermedades avanzadas
Servicios

A nivel médico, el objetivo es hacer una evaluación global de la salud del paciente para valorar sus necesidades en áreas específicas y establecer un plan de atención y seguimiento.
  • Atención médica y seguimiento de enfermedades crónicas
  • Atención médica y seguimiento de procesos de recuperación
  • Atención médica y seguimiento de agudizaciones o inhabilitaciones
  • Atención y seguimiento médico postoperatorio
  • Prevención planificada que promueve la autosuficiencia y la alta calidad de vida

Además, la telemedicina puede utilizarse conjuntamente con
  • Medicamentos y servicios de enfermera
  • Sesiones de fisioterapia
  • Visitas con un terapeuta para apoyo emocional
  • Servicios de asistencia y apoyo



Salud en línea

En Internet se puede encontrar todo tipo de información sobre salud y asistencia sanitaria, desde direcciones de unos laboratorios hasta la epidemiología completa de cualquier enfermedad.

Los resultados que se descubren en internet son increíblemente beneficiosos y suelen ser fiables a la hora de recabar información práctica, como la ubicación de un centro de salud, una farmacia o un lugar donde hacerse determinadas pruebas médicas.

Sin embargo, hay que extremar las precauciones cuando se consulta en la red con el objetivo de interpretar síntomas concretos o investigar posibilidades terapéuticas. Lo primero que hay que recordar es que ninguna información, ni siquiera la de un libro de texto de medicina, puede sustituir el consejo de un profesional.

La información médica disponible en Internet sirve, o debería servir, para dos propósitos: proporcionar información amplia sobre enfermedades en un lenguaje común para que las personas puedan discutirla con sus médicos, y proporcionar recomendaciones sobre el cuidado de la salud.

Las páginas que ofrecen este tipo de información deben dejar claro, como hacemos en este blog, que los contenidos solo deben utilizarse con estos fines y no son prescriptivos; no estamos diciendo que todo el mundo deba seguir esas recomendaciones o poner en práctica determinados cuidados si tiene una enfermedad, sino que todo se presenta como una sugerencia que debe ser siempre discutida con el médico de atención primaria o el especialista que coordina el tratamiento.

Los portales institucionales, como el del Ministerio de Sanidad, son otras fuentes de información que pueden ayudarnos a despejar nuestras incertidumbres en materia de salud. Los médicos, así como las organizaciones encargadas de promover iniciativas de salud pública, han avalado el contenido de estos sitios web, lo que también pone de manifiesto la importancia de ponerse en contacto con un médico.