El asiento activo ayuda al estudiante a enfocarse

Nada es más frustrante para los profesores y estudiantes por igual que un compañero de clase que no puede quedarse quieto.

Y muchas de las veces no es culpa del niño.

Los niños con problemas de aprendizaje encuentran que sentarse sigue siendo extremadamente difícil.

¿Cómo pueden los profesores fomentar el buen comportamiento y ayudar a sus estudiantes a concentrarse?

Posiblemente una de las respuestas se encuentra en las sillas en las que se sientan.

Actualmente los alumnos usan ya sea sillas o pupitres escolares un tanto más modernos y mejores que los que se tenían el siglo pasado, sin embargo, no a todos los chicos les son cómodos y para unos en especial les resulta un verdadero martirio.

concentracio--n..

En tiempos recientes, ha salido al mercado una alternativa para estos chicos a los que les cuesta mucho trabajo el mantenerse quietos y sentados en un aula de clase impidiendo de esta forma poner atención y enfocarse.

¿Qué es el asiento activo?

El asiento activo te involucra mientras te sientas. Por ejemplo, una silla que te permite rebotar o rodar ligeramente manteniendo tu cuerpo activo, quitando el exceso de energía nerviosa.

Estas sillas vienen en una variedad de estilos y capacidades de movimiento.

Todos los modelos permiten que el cuerpo se mueva mientras el niño permanece sentado, lo que facilita el enfoque mientras que también fortalece los músculos y la quema de calorías.

¿Cómo ayuda el asiento activo a los estudiantes a enfocarse?

Los estudiantes con discapacidades del desarrollo o discapacidades de aprendizaje como el TDAH tienen dificultades para permanecer sentados.

Estos niños buscan la estimulación constante y encuentran la concentración difícil.

Algunas discapacidades del desarrollo incluso resultan en disminución del tono muscular. Estos estudiantes necesitan seguir moviéndose para evitar más degeneración.

El movimiento constante ayuda a los niños a concentrarse en la lección proporcionándoles estimulación, liberando el exceso de energía y fortaleciendo sus cuerpos.

Además, se ha comprobado que el ejercicio aumenta la concentración.

Curiosamente, los estudiantes sin discapacidades también se benefician de asientos activos ya que sabemos muy bien que los niños pequeños disfrutan de moverse.

La mayoría de los niños aún no son expertos en concentrar su atención en una sola cosa, por lo que los asientos activos les ayuda de la misma manera que ayuda a los estudiantes con TDAH.

Una sesión continua puede “matar” a cualquier individuo, según estudios recientes.

Sentarse durante doce horas o más está directamente correlacionado con condiciones de salud graves.

En una sociedad que se centra en torno a las actividades estacionarias, esto de por sí ya es una mala noticia.

Bajo este panorama, el asiento activo es una manera de mantener tu cuerpo activo mientras te encuentras sentado.

Lo atractivo de este nuevo mueble es que puedes encontrar modelos ergonómicos que pueden prevenir esas condiciones de salud causadas por estilos de vida sedentarios.

De esta forma, en el mercado ya se cuenta con una posible solución para los alumnos que tienen problemas al estarse tranquilos y para aquellas personas que pasan mucho tiempo sentadas, tienen la misma oportunidad de recurrir a estos asientos activos.