La zona rural

Este año hemos tenido varios diplomados médicos en línea, aunque estemos cursando la especialización, ya que dicen que cuando alguien se especializa en una parte de la materia olvida el resto, algo que por supuesto en la medicina es impensable.

En uno de estos diplomados, se analizaban los problemas de salud que más afectan a cada región en México, para de este modo saber perfectamente a que nos enfrentamos los médicos y para predecir la condición de los pacientes en ciertas regiones, algo que es muy importante para el diagnostico.

Hay veces que es increíble para una persona urbana el ver qué es lo afecta a aquellos quienes habitan en las zonas rurales en el territorio mexicano, cosas tan sencillas que son complejas.

Sin embargo, algo que no muchas personas en la ciudad sabemos, es que un gran número de las personas que viven en las zonas rurales son personas, pese a todas sus dificultades, sumamente saludables y que a veces pueden llegar a sobrepasar los 100 años.

He conocido a una persona, abuela de un compañero mío, que cuenta con 114 años de edad y se encuentra en buena salud, algo naturalmente impensable para quienes vivimos en las ciudades donde las personas duramos menos de noventa años, si nos va muy bien.

Las principales condiciones de salud que afectan a los ciudadanos en las zonas rurales de nuestro país están relacionadas con las complicaciones logísticas responsables para la vida humana, como es el agua, un elemento sin el cual simplemente no podemos vivir.

En los pueblos de nuestro país muchas personas tienen enormes dificultades con la obtención del agua, por lo que muchas veces tienen que hacer viajes diarios de dos horas o más para ir al abastecimiento más cercano de agua y después regresar cargando cubetas pesadísimas de agua para que su familia pueda sobrevivir, muchas veces en lugares ardientes, donde las temperaturas suben hasta los 50 grados centígrados.

Si este sistema primitivo pero necesario de obtención de agua es difícil en el calor, también lo es en el frío, no olvidemos que en muchos pueblos de México en los lugares altos y en el norte del país, los inviernos son poco amigables y en varios lugares nieva fuertemente en los meses correspondientes.

Imagínense nada más lo que es para las personas en los lugares así de fríos el caminar dos o más horas por materia prima.

De hecho, es el invierno lo que más afecta a las poblaciones marginadas rurales, ya que es muy sabido que a una persona de edad avanzada, quien no pueda morir, basta solo con llamar a invierno, quien siempre se encargará del asunto.

De hecho, es entre los meses de diciembre y febrero cuando perdemos más personas de la tercera edad, algo que el gobierno mexicano debe tener muy en mente, ya que su ineficiencia y su diligencia cobran la vida de muchas y muchos ciudadanos.